Avisar de contenido inadecuado

Cada Navidad llegan familias enteras para recibir juguetes y vender dulces

{
}

Vuelven a Potosí después de diez días

Pobreza Más de 600 personas duermen en frente a la puerta de la Terminal de Buses de la ciudad de La Paz. Otros alquilan alojamientos, que les cobran un boliviano por noche, pero sólo les ofrecen un techo.

Anahi Cazas / Página Siete
Zenobia junto a sus tres hijos y su sobrina cuando cargan sus regalos.

Desde niña Zenobia Acero, oriunda de Llallagua, Potosí, visita la ciudad de La Paz una semana antes de Navidad para recibir juguetes, ropa y ganar dinero. Ahora tiene 35 años y llegó junto a sus tres hijos y una sobrina.

“Mi mamá me traía junto a mis hermanos”, recuerda Acero. A su lado María, una mujer de unos 50 años, no deja de protestar: “Hace mucho frío. El año pasado nos fue mejor, pero mañana nos vamos a las ocho”.

Al igual que ellas, otros potosinos aseguran que retornan hoy a sus comunidades. “Mañana me voy, estoy desde hace diez días y tengo que regresar”, dice Arminda. Ella llegó junto a sus tres nietos y todos duermen frente a la puerta trasera de la terminal.

“Son huérfanos y tengo que cuidarlos. Ya no hay fuerzas para quedarme más tiempo. ”, cuenta Arminda. Para ella, lo más importante es que sus tres nietos ya recibieron juguetes y ropa. Pero también en sus diez días de visita logró recaudar y recuperar su inversión: los 200 bolivianos que les costaron los pasajes de ida y vuelta hasta Potosí.

Arminda se tapa la espalda con un nylon para cubrirse de la lluvia. Sus ojos están atentos ante cualquier eventualidad. Cuando un auto se estaciona frente a la terminal, ella les dice a sus nietos: “Vamos, nos van a dar juguetes”. Entonces los pequeños de cuatro, seis y 12 años corren apresurados, pero no son los únicos, otros niños y niñas los persiguen y forman una larga fila.

Zenobia también está en la fila junto a sus hijos y sobrina. Ellos sujetan sus ollas, porque a veces en vez de juguetes reciben un vaso de chocolate.

“Desde temprano vienen las personas y nos regalan cosas, pero se acaba rápido, por eso hay que estar atentos”, dice Zenobia. Ella no deja que sus hijos abran sus juguetes nuevos. “Tienen que cuidarlos”, dice. Entonces guarda celosamente todo lo recaudado para estrenarlo cuando retornen a su comunidad.

Para Zenobia, hasta el 25 de diciembre termina todo. “Después de Navidad ya no te regalan nada y por eso nos vamos mañana”, cuenta. Pero otros prefieren quedarse hasta después de Año Nuevo. “Mis hijitos están de vacación y nos quedamos para trabajar”, dice Marcelina. Ella llegó hace más de una semana junto a sus cinco hijos y tres ahijados, y tiene el objetivo de recuperar su inversión: los pasajes.

Por unos juguetes

  • Esperanza “He llegado hace diez días junto a mis hijitos. En mi pueblo me han dicho que a uno le va bien y te regalan ropa y juguetes”, relata Ana Quispe, quien llegó desde Chayanta, Potosí. En su comunidad se dedican a la agricultura, pero según señala Quispe, ya no pueden cosechar por la sequía y la falta de semillas.


  • Inversión La mayoría de los potosinos ahorran varios meses para cubrir los gastos de sus pasajes de ida y vuelta. Los pasajes cuesta 100 bolivianos por persona.


  • Alojamientos Algunos pagan por noche un boliviano en alojamientos cercanos a la terminal que sólo les ofrecen un patio con techo para dormir. Otros se quedan en las calles.




  • Niños con capacidad diferente



    María tiene cuatro años y no puede caminar ni hablar. “Desde que ha nacido está enferma”, dice Marcelina, su madre. Ella cuenta que no tiene con quién dejarla y prefiere traerla a La Paz. Cerca a ellas, hay otro niño de siete años que perdió el ojo derecho. “Varios llegan con sus hijos enfermos y los traen para que la gente los ayude”, dice Eduardo, de Potosí.

    Share

    FUENTE:

    PAGIUNA SIETE - LA PAZ, BOLIVIA

    {
    }
    {
    }

    Deja tu comentario Cada Navidad llegan familias enteras para recibir juguetes y vender dulces

    Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

    Avatar Tu nombre

    Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.